By Virginia Vallejo

En julio de 2006 un avión de los angeles DEA sacó a Virginia Vallejo de Colombia. Su vida estaba en peligro por haberse convertido en el testigo clave de los dos procesos criminales más importantes de los angeles segunda mitad del siglo XX en su país: el asesinato de un candidato presidencial y el holocausto del Palacio de Justicia.

Veinticinco años antes, Virginia Vallejo period los angeles presentadora de televisión más importante de Colombia y l. a. belleza profesional que aparecía en las portadas de las principales revistas. Cortejada por multimillonarios tradicionales, conoció en 1982 a Pablo Escobar, un misterioso político de treinta y tres años que en realidad manejaba los hilos de un mundo de riqueza inigualable en el que gran parte del incesante flujo de dinero procedente del tráfico de cocaína se canalizaba a proyectos de caridad y a las campañas de candidatos presidenciales de su elección.

Este libro, una apasionada historia de amor convertida en crónica del horror y l. a. vergüenza, describe l. a. evolución de una de las mentes criminales más siniestras de nuestro tiempo: su capacidad de infundir terror y generar corrupción, los vínculos entre sus negocios ilícitos y varios jefes de estado, los asesinatos de candidatos presidenciales y los angeles guerra en que sumió a su país. Amando a Pablo, odiando a Escobar es también los angeles única visión íntima posible del legendario barón del narcotráfico, plena de glamour y espíritu de supervivencia y no exenta de humor. Virginia Vallejo narra esta historia descarnada como nadie más podría haberlo hecho.

Show description

Read or Download Amando a Pablo PDF

Similar Biography books

Love, Loss, and What We Ate: A Memoir

A shiny memoir of meals and kinfolk, survival and triumph, Love, Loss, and What We Ate traces the arc of Padma Lakshmi’s not going direction from an immigrant early life to a sophisticated lifestyles in entrance of the camera—a tantalizing mix of Ruth Reichl’s soft on the Bone and Nora Ephron’s HeartburnLong ahead of Padma Lakshmi ever stepped onto a tv set, she discovered that how we consume is an extension of ways we like, how we convenience, how we forge a feeling of home—and how we style the realm as we navigate our manner via it.

Alexander the Great

Difficult, resolute, fearless. Alexander used to be a born warrior and a ruler of passionate ambition who understood the serious event of conquest and of the unknown. while he died in 323 B. C. E. at age thirty-two, his great empire comprised greater than million sq. miles, spanning from Greece to India. His achievements have been unparalleled—he had excelled as chief to his males, based eighteen new towns, and stamped the face of Greek tradition at the historical East.

Black Diamonds: The Downfall of an Aristocratic Dynasty and the Fifty Years That Changed England

From the hot York Times–bestselling writer of the key Rooms, the extreme precise tale of the downfall of 1 of England’s wealthiest familiesFans of Downton Abbey now have a go-to source for interesting, real-life tales of the stunning lives led via England’s aristocrats. With the novelistic aptitude and knack for historic aspect Catherine Bailey displayed in her manhattan occasions bestseller the key Rooms, Black Diamonds presents a page-turning chronicle of the Fitzwilliam coal-mining dynasty and their breathtaking Wentworth property, the most important inner most domestic in England.

A Light That Never Goes Out: The Enduring Saga of the Smiths

The definitive e-book in regards to the Smiths, some of the most loved, revered, and storied indie rock bands in track background. They have been, their fanatics think, the simplest band on the earth. Hailing from Manchester, England, The Smiths--Morrissey, Johnny Marr, Andy Rourke, and Mike Joyce--were severe and well known favorites all through their mid-1980s heyday and past.

Extra info for Amando a Pablo

Show sample text content

Cuando los rematan, Escobar vuelve a comprarlos a través de testaferros porque, con excepción de los Ochoa y El Mexicano, nadie en un país pobre tiene donde ponerlos a pastar, ni veterinario para miles de animales exóticos y, sobre todo, ríos y manantiales propios para los elefantes y dos docenas de hipopótamos casi tan territoriales como el dueño. Pablo me ruega que no me alarme ante su avalancha de problemas e intenta convencerme de que su vida siempre ha sido así de agitada. O es un gran actor, o es el hombre más seguro de sí mismo que yo haya conocido. De lo que no me queda l. a. menor duda es que es un estratega ambitious y que cuenta con recursos prácticamente inagotables tanto para su defensa como para los más fulminantes contraataques, porque el dinero le está entrando a raudales. Nunca le pregunto cómo lo lava; pero a veces, sobre todo cuando me siente preocupada, me da algunas pautas sobre las dimensiones de sus ingresos: tiene más de doscientos apartamentos de lujo en Florida, los billetes de cien dólares llegan por pacas hasta l. a. propia pista de l. a. Hacienda Nápoles camuflados entre electrodomésticos, y el efectivo que está entrando al país da para financiar las campañas presidenciales de todos los partidos políticos hasta el año 2000. A raíz de los angeles orden de captura Pablo entra en l. a. semiclandestinidad. l. a. necesidad de l. a. piel del otro se ha ido incrementando en los angeles misma medida de l. a. persecución y los angeles interceptación telefónica y, como ninguno de los dos hace confidencias a nadie, ambos necesitamos cada vez más de los angeles voz del amante interlocutor. Pero cada uno de nuestros encuentros demanda ahora una cuidadosa planeación logística y ya no podemos vernos todos los fines de semana, y mucho menos en el resort intercontinental. Con el correr de los meses y el aumento de l. a. confianza, también he comenzado a escuchar de él y de Santofimio un lenguaje mucho más beligerante. No es raro que éste diga en mi presencia cosas como: —Las guerras no se ganan a medias, Pablo. Sólo quedan ganadores y perdedores, no medio vencedores y medio vencidos. Para ser más efectivo vas a tener que cortar muchas cabezas; o, en todo caso, las más visibles. Y Escobar indefectiblemente responde: —Sí, surgeon. Si siguen jodiendo vamos a tener que empezar a dar mucha chumbimba, para que aprendan a respetar. En el transcurso de una gira por el Departamento del Tolima, tierra natal y fortín político de Santofimio, éste comienza a abrazarme en presencia de sus líderes locales de una forma que me incomoda terriblemente. Pero cuando sus �caciques» se retiran, el candidato se transforma y es todo negocio: debo ayudarlo a convencer a mi amante de que le aumente las contribuciones a su campaña, porque el dinero que le está dando no le alcanza para nada y él es l. a. única opción senatorial y presidencial que le garantiza a Pablo no sólo l. a. caída del Tratado de Extradición sino el completo entierro de su pasado. Cuando regreso a Medellín estoy hecha una fiera y, antes de que Pablo pueda darme el primer beso, comienzo a detallarle los eventos de las dos últimas semanas, con voz que es un crescendo de denuncias, señalamientos, acusaciones y preguntas sin respuesta: —Le di un coctel para recoger fondos para su campaña, con los líderes de todos los barrios populares de Bogotá.

Rated 4.76 of 5 – based on 29 votes