By Yolanda Scheuber

La dura vida de una mujer que, a pesar de que su cuna le garantizaba todo, sufrió innumerables dolores desde su más tierna infancia.

Catalina de Habsburgo nació con todos los privilegios de clase que una mujer del S. XVI podía tener, nieta de los Reyes Católicos, hija de Juana l. a. Loca y de Felipe el Hermoso y hermana de los emperadores Carlos V y Felipe I, su vida, como nos muestra Catalina de Habsburgo, reina de Portugal, no fue un camino de rosas. Por orden de su abuelo, Fernando el Católico, será encerrada en Tordesillas junto a su madre y maltratada por los marqueses de Denia que las denigrarán de todos los modos posibles. Su hermano el emperador Carlos V l. a. liberará y los angeles casará con Juan III, rey de Portugal. Pero ahí no acaban sus desgracias, tuvo que enterrar a sus nueve hijos, a su marido y dejar l. a. regencia, en espera de que subiera al trono su nieto Sebastián, en las manos de su cuñado el cardenal Enrique.

Yolanda Scheuber utiliza como narradora a l. a. propia reina, recluida en un monasterio en los últimos años de su vida, nos muestra de un modo meridiano y hermoso los valores que caracterizaron a esta reina, su abnegación y resignación ante el destino que el emperador había decidido para ella y, sobre todo, ante los angeles pérdida de sus hijos; pero también su determinación cuando, ante los angeles demanda de Carlos V, se negó a anexionar Portugal a España porque quería salvaguardar los angeles herencia de su nieto Sebastián. l. a. autora, con el estilo lírico que le caracteriza, nos trae esta vida de princesa usada como moneda de cambio, obedeciendo los designios de su padre y sus hermanos.

Razones para comprar los angeles obra:

- Existe muy poca bibliografía sobre Catalina de Hasbsburgo por eso, esta novela, es un modo de reivindicar los angeles importantísima figura de los angeles hija de los angeles reina Juana I de Castilla.

- El libro es fruto de más de 10 años de investigación sobre l. a. Casa de los Habsburgo.

- los angeles autora da una soberbia muestra de su estilo tan característico y aceptado, romántico, lírico e íntimo.

- los angeles novela es un ejemplo de literatura histórica de los angeles mejor categoría.

Un libro que te sumergirá en las intrigas y los juegos de poder de los angeles etapa imperial española, que llega a los lugares a los que l. a. historia rigurosa no es capaz de llegar y que reivindica a una reina prácticamente olvidada por l. a. historia oficial de España.

?Un drama histórico muy bien documentado y de una gran calidad literaria que nos transportará como por arte de magia, a l. a. Europa del siglo XVI, en cuyos reinos se agitan los odios y las confabulaciones, las pasiones carnales más desenfrenadas y los amores más sublimes, así como el heroísmo y los angeles abnegación.?
(Revista Experpento)

?La vida de Catalina se nos narra con un lenguaje poético, más intimista que en otras entregas de l. a. serie y con menor carga de datos históricos. Desde su retiro, en el lenguaje que impone los angeles confidencia, Catalina se acerca al lector desde l. a. fortaleza y l. a. resignación de quien lo ha perdido todo en l. a. vida.?
(Wb Anika entre libros)

?La prosa de esta autora es muy poética y envolvente, aunque al mismo tiempo consigue captar el interés del lector. En este libro hace una biografía novelada de l. a. hija pequeña de Juana I de Castilla, los angeles que en sus primeros años de vida estuvo encerrada junto a su madre y después...?
(Web Globedia)

?A pesar de que su vida estuvo teñida por l. a. fatalidad de tener que enterrar a su esposo y a sus nueve hijos, Catalina fue una mujer fuerte que se enfrentó con decisión a su hermano Carlos V.?
(Revista los angeles aventura de los angeles historia)

Show description

Read or Download Catalina de Habsburgo (Novela Histórica) PDF

Similar Biography books

Love, Loss, and What We Ate: A Memoir

A shiny memoir of nutrients and kin, survival and triumph, Love, Loss, and What We Ate traces the arc of Padma Lakshmi’s not going course from an immigrant adolescence to a sophisticated existence in entrance of the camera—a tantalizing mixture of Ruth Reichl’s smooth on the Bone and Nora Ephron’s HeartburnLong prior to Padma Lakshmi ever stepped onto a tv set, she discovered that how we consume is an extension of ways we like, how we convenience, how we forge a feeling of home—and how we style the realm as we navigate our method via it.

Alexander the Great

Tricky, resolute, fearless. Alexander used to be a born warrior and a ruler of passionate ambition who understood the serious event of conquest and of the unknown. while he died in 323 B. C. E. at age thirty-two, his large empire comprised greater than million sq. miles, spanning from Greece to India. His achievements have been unparalleled—he had excelled as chief to his males, based eighteen new towns, and stamped the face of Greek tradition at the old East.

Black Diamonds: The Downfall of an Aristocratic Dynasty and the Fifty Years That Changed England

From the recent York Times–bestselling writer of the key Rooms, the extreme real tale of the downfall of 1 of England’s wealthiest familiesFans of Downton Abbey now have a go-to source for interesting, real-life tales of the fantastic lives led by way of England’s aristocrats. With the novelistic aptitude and knack for ancient element Catherine Bailey displayed in her manhattan occasions bestseller the key Rooms, Black Diamonds offers a page-turning chronicle of the Fitzwilliam coal-mining dynasty and their breathtaking Wentworth property, the most important inner most domestic in England.

Amando a Pablo

En julio de 2006 un avión de los angeles DEA sacó a Virginia Vallejo de Colombia. Su vida estaba en peligro por haberse convertido en el testigo clave de los dos procesos criminales más importantes de los angeles segunda mitad del siglo XX en su país: el asesinato de un candidato presidencial y el holocausto del Palacio de Justicia.

Additional resources for Catalina de Habsburgo (Novela Histórica)

Show sample text content

Mi madre se dio vuelta rápidamente en el instante en que mi aya, María de Ulloa, me levantaba de l. a. cuna para que pudiera amamantarme. Mi madre me miró, asombrada por lo mucho que había crecido, faltando aún quince días para que cumpliera mis dos meses. Mis mejillas estaban regordetas y sonrosadas. María cubrió con una mano mi rubia cabeza y con l. a. otra sostuvo mi cuerpo envuelto en una pañoleta de lana manchega. Después me pasó a los brazos de mi madre, quien me sostuvo por un momento cerca de su rostro para besarme con ternura. —Es preciosa, �verdad? —susurró l. a. reina, mostrándome al sacerdote y a los angeles condesa. Ambos asintieron y se acercaron a contemplarme. Afuera el murmullo iba creciendo y el relincho de los caballos trajo a l. a. vera de mi madre l. a. cruda realidad que le aguardaba. —Es el vivo retrato de su padre —afirmó l. a. condesa. Mi madre sonrió llena de gozo mirando mis mejillas sonrosadas y mi pelo dorado que relucía bajo las cintas de mi gorrito. —Lo es, �verdad? —contestó l. a. reina. —Es extraño —habló el clérigo— que esta pequeña niña, hoy en los brazos de su madre, llegará algún día a ser l. a. reina de un país extranjero. Tal vez de un reino poderoso, donde sus súbditos dependerán de su esposo y de ella para todo. —Por las noches le pido a Dios por mis seis hijos. Que los proteja sanos y salvos de todos los peligros que a lo largo de su vida puedan acecharlos, cualquiera sea el destino que Él les haya preparado —susurró mi madre y me apretó contra su pecho sintiendo el tibio calor de mi cuerpo. —Que Dios nos proteja a todos —respondió el sacerdote que, intranquilo, volvió a mirar el rostro de mi madre— porque una mujer no llega al trono por un sendero fácil. E inclinándose a los pies de mi madre, el clérigo salió del recinto. Mi madre se despatchedó en una poltrona para darme de mamar. Desde los angeles penumbra lejana llegaba el rumor creciente e identificable de los numerosos soldados y caballos que nos habían rodeado. De manera inconsciente mi madre pensó en refugiarse dentro de los angeles residencia, donde nadie los angeles viera, pero l. a. cercanía y el número de las tropas period tan grande que sería inútil cualquier esfuerzo por escondernos. Al otro lado de los angeles ventana los rayos de sol ponían gallardetes de oro en las puntas de las picas y, traspasando horizontalmente los vidrios, se encharcaban a los pies de los angeles poltrona. Las lanzas eran muchas, el relincho de los caballos lo atestiguaba y el ruido de sus cascos puso en alerta a mi madre cuando vio que habían rodeado los angeles casa con tres filas de soldados. los angeles reina me contempló dormida, me besó con ternura y me devolvió a los cálidos brazos de María de Ulloa. Después, junto a los angeles condesa de Salinas, caminó hacia l. a. puerta imperative del edificio y pudo comprobar que los soldados de su padre eran numerosos y su caballería lo period aún más. l. a. condesa tomó su mano para darle valor. �¿Por qué se habrán acordado de nosotros? », preguntó mi madre. Y el dolor de su voz debió haber sido evidentemente palpable en aquella pregunta, porque quedó sin respuesta. l. a. mañana que llegaron las huestes de don Juan Manuel, señor de Belmonte y valido de mi padre, mi madre se hallaba en los angeles iglesia rezando a los pies del féretro de su querido esposo.

Rated 4.55 of 5 – based on 15 votes