By Julien Gracq

Un specific homenaje a l. a. novela gótica.

En el castillo de Argol es un specific homenaje que Julien Gracq rinde a los angeles novela gótica y al Parsifal de Wagner, considerado por el autor como una indagación en los angeles parte demoníaca que tiene todo mito de redención, en l. a. doble naturaleza de todo salvador: «Seréis como dioses, conocedores del bien y del mal». Así, rodeado por tormentas, mares amenazadores y bosques siniestros, Albert, último heredero de una familia noble, llega a su casa solariega de Argol, en los angeles inhóspita Bretaña. Su retiro espiritual se verá pronto roto por l. a. llegada de Herminien, su mejor amigo, y de una extraña muchacha llamada Heide, poseedora de una belleza tal que «antes incluso de que fuera percibida, period sentida como única».

El triángulo amoroso está formado y el escenario dispuesto para un intenso drama.

Reseñas:
«Las grandes novelas y relatos de Gracq, comenzando por En el castillo de Argol, son misteriosas fábulas donde se confunden las iluminaciones oníricas y un estilo olímpico, de los angeles más alta escuela retórica francesa.»
Juan Pedro Quiñonero, ABC

Show description

Read or Download En el castillo de Argol PDF

Similar French Literature books

Lanzarote

Realising that his New 12 months is likely to be a catastrophe, as traditional, our narrator, on impulse, walks right into a trip service provider to ebook every week within the solar. delicate to his constrained skill and dislike of Muslim international locations, the go back and forth agent indicates an island jam-packed with twenty first century hedonism, set in a strange lunar panorama - Lanzarote.

Sodom and Gomorrah: In Search of Lost Time, Volume 4 (Penguin Classics Deluxe Edition)

Sodom and Gomorrah—now in a very good translation by way of John Sturrock—takes up the subject of gay love, female and male, and dwells on how harmful sexual jealousy will be in the event you endure it. Proust’s novel can also be an unforgiving research of either the decadent excessive society of Paris and the increase of a philistine bourgeoisie that's to be able to supplanting it.

Nana (Oxford World's Classics)

Nana opens in 1867, the yr of the realm reasonable, while Paris, thronged through a sophisticated elite, used to be an ideal aim for Zola's scathing denunciation of hypocrisy and fin-de-siècle ethical corruption. during this new translation, the destiny of Nana--the Helen of Troy of the second one Empire, and daughter of the laundress in L'Assommoir--is now rendered in racy, trendy English.

The Nun (Oxford World's Classics)

Diderot's The Nun (La Religieuse) is the likely real tale of a tender woman compelled by way of her mom and dad to go into a convent and take holy orders. a singular mingling mysticism, insanity, sadistic cruelty and nascent sexuality, it offers a scathing perception into the consequences of compelled vocations and the unnatural lifetime of the convent.

Extra info for En el castillo de Argol

Show sample text content

Pero los árboles permanecieron mudos y amenazadores hasta las alturas azuladas del horizonte. Albert pasó por una puerta baja a los angeles torre redonda que dominaba las terrazas. los angeles encontró distribuida como un gabinete provisto de anaqueles de madera preciosa, y desde él cuatro ventanas ovales permitían a l. a. vista zambullirse en los diversos paisajes de los alrededores del castillo. En los aposentos, situados en las partes altas del edificio, el suntuoso amontonamiento de pieles, tan outstanding ya desde los angeles entrada, volvía como un motivo obsesivo; el suelo se hallaba abundantemente tapizado de ellas, las paredes quedaban ocultas por paneles de peleterías dispuestas en tableros de una rica hard work donde las pieles de onza y de oso blanco se alternaban con regularidad. Un desaliño magnífico parecía reinar por todas partes; las camas mismas parecían hechas de un easy amontonamiento de pieles. Las aberturas bajas y largas, tan anormales, que Albert había podido observar en los angeles fachada, daban lugar aquí a un uso de un efecto specific; cada habitación estaba iluminada por una larga ranura horizontal, de tres pies de ancho, que se abría apenas a un pie del suelo, corriendo a lo largo de una de las fachadas de l. a. pared donde se apoyaba los angeles cama, de suerte que, al despertar, el durmiente sumía l. a. mirada, a pesar suyo, en el abismo de los árboles, y por un instante podía creerse balanceado en un bajel mágico por encima de las olas profundas del bosque. En el ángulo opuesto a l. a. cama, una pila de mármol claro se abría en el suelo, y los accesorios de aseo, brillando con un resplandor nítido como instrumentos de cirugía, ofrecían un clever contraste a los angeles vista con los angeles blancura sedosa y larga de las pieles. los angeles biblioteca ocupaba los angeles cima de los angeles torre cuadrada. Paneles de madera esculpida que representaban escenas de los Trabajos y los Días se adaptaban a las paredes, pero sin subir hasta el techo, bajo el cual dejaban ver un amplio friso de una piedra blanca y mate; unas vidrieras verdes iluminaban aquel retiro del pensamiento, como símbolos de l. a. esperanza vivaz y omnipotente del conocimiento; y unas cátedras de roble esculpido componían el rugoso mobiliario. Albert se entretuvo hojeando más de un curioso y antiguo volumen con broche de hierro, pero un ruido semejante al de los perdigones golpeando las espesas vidrieras le hizo alzar l. a. cabeza; los angeles lluvia las azotaba entonces con violencia y, acuciado por gozar de l. a. alteración repentina del paisaje que prometían los elementos, se apresuró a subir de nuevo a los angeles terraza. Sobre Storrvan se desencadenaba los angeles tormenta. Pesadas nubes grises de bordes deshilachados corrían desde el oeste con rapidez, rozando casi l. a. torre que envolvían por momentos en bandas vertiginosas de bruma blancuzca. Pero el viento sobre todo, el viento llenaba el espacio con el desenfreno de su peso espantoso. l. a. noche había caído casi por entero. Las pasadas del huracán, como en una cabellera frágil, abrían rápidas y fugaces zanjas en los angeles masa de árboles grises a los que separaban como a hierbas, y entonces, durante un segundo, se veía un suelo desnudo, rocas grises y las fisuras estrechas de los barrancos.

Rated 4.92 of 5 – based on 12 votes