Richard Feynman no ha sido sólo uno de los físicos teóricos más destacados del mundo sino también una personalidad insólita y genial cuyas investigaciones sobre los angeles reformulación de l. a. teoría cuántica para calcular las interacciones entre los angeles radiación electromagnética y las partículas elementales le valieron el Premio Nobel de física de 1965. En su biografía y en su obra se dan cita los angeles curiosidad irrefrenable, el escepticismo empedernido, el sentido del humor, el gusto por l. a. travesura, l. a. más vasta cultura y el más penetrante ingenio. Feynman es seguramente los angeles única character en el mundo que ha reventado las cajas fuertes más seguras de Los Alamos durante los angeles fabricación de los angeles bomba atómica y que ha tocado con maestría los angeles frigideira en una banda de samba brasileña; que ha explicado física a cerebros como Einstein, Von Neumann y Pauli y que ha tocado los bongos en una compañía de ballet; que ha sido declarado deficiente psychological por el ejército norteamericano y que ha obtenido el Premio Nobel por los angeles Academia Sueca. ¿ESTÁ USTED DE BROMA, SR. FEYNMANN? recoge las conversaciones mantenidas a lo largo de una serie de años con Ralph Leighton, quien se encargó de grabarlas y transcribirlas.

Show description

Read Online or Download ¿Está ud. de broma, Sr. Feynman? (Libros Singulares (Ls)) PDF

Best Biography books

Love, Loss, and What We Ate: A Memoir

A vibrant memoir of meals and relatives, survival and triumph, Love, Loss, and What We Ate traces the arc of Padma Lakshmi’s not going course from an immigrant formative years to a classy existence in entrance of the camera—a tantalizing mix of Ruth Reichl’s gentle on the Bone and Nora Ephron’s HeartburnLong sooner than Padma Lakshmi ever stepped onto a tv set, she realized that how we devour is an extension of the way we like, how we convenience, how we forge a feeling of home—and how we flavor the realm as we navigate our method via it.

Alexander the Great

Difficult, resolute, fearless. Alexander used to be a born warrior and a ruler of passionate ambition who understood the serious event of conquest and of the unknown. whilst he died in 323 B. C. E. at age thirty-two, his great empire comprised greater than million sq. miles, spanning from Greece to India. His achievements have been unparalleled—he had excelled as chief to his males, based eighteen new towns, and stamped the face of Greek tradition at the historical East.

Black Diamonds: The Downfall of an Aristocratic Dynasty and the Fifty Years That Changed England

From the recent York Times–bestselling writer of the key Rooms, the intense actual tale of the downfall of 1 of England’s wealthiest familiesFans of Downton Abbey now have a go-to source for attention-grabbing, real-life tales of the marvelous lives led via England’s aristocrats. With the novelistic aptitude and knack for historic aspect Catherine Bailey displayed in her ny occasions bestseller the key Rooms, Black Diamonds offers a page-turning chronicle of the Fitzwilliam coal-mining dynasty and their breathtaking Wentworth property, the biggest deepest domestic in England.

Amando a Pablo

En julio de 2006 un avión de l. a. DEA sacó a Virginia Vallejo de Colombia. Su vida estaba en peligro por haberse convertido en el testigo clave de los dos procesos criminales más importantes de l. a. segunda mitad del siglo XX en su país: el asesinato de un candidato presidencial y el holocausto del Palacio de Justicia.

Extra resources for ¿Está ud. de broma, Sr. Feynman? (Libros Singulares (Ls))

Show sample text content

Yo podía ver cómo pensaba todo esto. Podía leerlo en su rostro. Sabía exactamente lo que estaba pasando por su inside. Gloria se vuelve hacia su acompañante y le cube: «Jim, me gustaría presentarte a un viejo amigo, Dick Feynman. » Siguiente mirada: «Ya sé lo que voy a hacer: voy a mostrarme amable con el tipo éste. Así le caeré mejor a ella. » Jim se vuelve hacia mí y cube: «Hola, Dick. ¿Tomas una copa? » «¡Estupendo! », respondo. «¿Qué quieres tomar? » «Lo que ella tome. » «Camarero, otro cóctel de champán. » Así que l. a. cosa period fácil. No tenía pega. Esa noche, después de que cerraran el bar volvía al lodge donde se alojaban Gloria y el presentador. Estaban riendo y bromeando, muy contentos de lo bien que les había salido los angeles jugada. «Perfectamente — dije yo —. Estoy plenamente convencido de que vosotros dos sabéis exactamente de lo que habláis. Bueno, ¿qué hay de las lecciones? » «Muy bien — cube él —. Mira, todo se funda en lo siguiente: el hombre quiere quedar como un señor. No quiere que lo tomen por un patán, ni quiere parecer zafio y grosero. Pero sobre todo, no quiere parecer avariento y tacaño. En tanto l. a. chica conozca tan claramente las razones de l. a. conducta del hombre, le resultará pan comido irle llevando en los angeles dirección que ella quiera. » «Así pues — prosiguió diciendo —, bajo ningún concepto te comportes caballerosamente. Tienes que ser desconsiderado con las chicas. Además los angeles regla primera y primary es: no invitations a nada a l. a. chica, ni le compres nada — ni siquiera una cajetilla de cigarrillos — hasta que le hayas preguntado si va a acostarse contigo y estés seguro de que ella está dispuesta a hacerlo, de que no miente. » «Uh... quieres decir... que no... uh... , ¿que se les pregunta así, sin más? » «Exactamente — cube el —. Ya sé que ésta es tu primera lección, y quizás te cueste bastante ser tan rudo. Piensas que desearías invitarla o regalarle algo — una chuchería cualquiera — antes de preguntárselo; pero lo único que se logra es hacerlo más difícil. » Bueno, basta con que alguien me dé el principio, y yo ya saco l. a. thought. Durante todo el día siguiente estuve mentalizándome. undertakeé l. a. actitud de que todas esas chicas del bar eran unas perras, que no valían nada, y que para todo lo que están es para sacarte los cuartos y hacer que les pagues consumiciones, sin darte absolutamente nada a cambio; no estoy dispuesto a ser caballeroso con estas perras infames, y así sucesivamente. Lo practiqué una y otra vez, hasta que fue automático. Esa noche estaba dispuesto a poner en práctica las lecciones recibidas. Llego al bar como de costumbre, e inmediatamente mi amigo cube: «¡Eh, Dick! ¡Espera a ver los angeles chavala que tengo esta noche! Ha ido a cambiarse de ropa, pero volverá enseguida. » «¡Ya, ya! », contesto, sin dejarme impresionar, y me siento en otra mesa, a ver el espectáculo. Justo cuando comienza llega los angeles chica de mi amigo, y yo me digo: «Me importa un cuerno lo bonita que sea. Lo único que ella pretende es sacarle los cuartos en invitaciones, pero ella no va a darle nada!

Rated 4.67 of 5 – based on 36 votes