By Honoré de Balzac

Dentro de esa catedral narrativa que es l. a. Comedia humana, los angeles novela Eugenia Grandet ocupa un lugar especial por los dos grandes caracteres que en ella crea Balzac: el de una joven que descubre por primera vez el amor y entrega como arras cuanto tiene para ayudar a su enamorado, y el de su padre, el tío Grandet, l. a. más acabada de las encarnaciones de avaro desde los angeles obra de ese título de Molière. El amor paternal será abolido por los angeles avaricia de un Grandet que, en el último momento de su vida, amenaza a su hija con pedirle cuentas de los angeles herencia cuando Eugenia llegue al otro mundo. Al lado de estos dos potentes retratos, Charles, el joven parisino criado entre el lujo y los angeles ociosidad, sólo sirve para poner de relieve los angeles realidad de l. a. vida cotidiana, l. a. potencia del amor de Eugenia y los extremos a que puede llegar los angeles avaricia. Eugenia Grandet, aunque forma parte de l. a. Comedia humana, es una capilla aislada de esa catedral narrativa: cerrada sobre sí misma, el acierto en el análisis de esos dos caracteres y l. a. descripción del medio social en que se desenvuelven los angeles han convertido en l. a. novela más conocida de Balzac.

Show description

Read Online or Download Eugenia Grandet PDF

Best Literary Classics books

Dubliners

A definitive variation of probably the best brief tale assortment within the English languageJames Joyce’s Dubliners is a vibrant and unflinching portrait of “dear soiled Dublin” on the flip of the 20 th century. those fifteen tales, together with such unforgettable ones as “Araby,” “Grace,” and “The Dead,” delve into the center of town of Joyce’s start, taking pictures the cadences of Dubliners’ speech and portraying with a nearly brute realism their outer and internal lives.

The Log from the Sea of Cortez (Penguin Classics)

Within the years after the 1939 e-book of Steinbeck’s masterful The Grapes of Wrath, Steinbeck and his novel more and more turned the heart of severe controversy and censorship. looking for a respite from the nationwide level, Steinbeck and his shut good friend, biologist Ed Ricketts, launched into a month lengthy marine specimen-collecting excursion within the Gulf of California, which led to their collaboration at the Sea of Cortez.

The Pickwick Papers (Penguin Classics)

'One of my life's maximum tragedies is to have already learn Pickwick Papers - i will not return and browse it for the 1st time' Fernando PessoaFew first novels have created as a lot well known pleasure because the Pickwick Papers - a comic book masterpiece that catapulted its twenty-four-year-old writer to rapid status.

The Conquest of New Spain (Penguin Classics)

Bright, robust and soaking up, it is a first-person account of 1 of the main startling army episodes in background: the overthrow of Montezuma's doomed Aztec Empire through the ruthless Hernan Cortes and his band of adventurers. Bernal Díaz del Castillo, himself a soldier below Cortes, offers a fascinatingly special description of the Spanish touchdown in Mexico in 1520 and their amazement on the urban, the exploitation of the natives for gold and different treasures, the expulsion and flight of the Spaniards, their regrouping and eventual trap of the Aztec capital.

Additional resources for Eugenia Grandet

Show sample text content

Dónde está el hombre que carece de deseos, y qué deseo social se satisface sin dinero? Desde luego a Grandet le pasaba algo, según los angeles expresión de su esposa. En él había, como en todos los avaros, una persistente necesidad de jugar una partida con el resto de los hombres, de ganarles legalmente sus escudos. Imponerse al prójimo, ¿no es realizar un acto de poder, otorgarse perpetuamente el derecho a despreciar a los que, demasiado débiles, se dejan devorar en este mundo? ¡Oh! , ¿quién ha sabido comprender al cordero apaciblemente echado a los pies de Dios, el más conmovedor emblema de todas las víctimas de este mundo, el de su futuro, que es el Sufrimiento y l. a. Debilidad por fin glorificados? El avaro deja engordar a ese cordero, lo mete en su redil, lo mata, lo asa, se lo come y lo desprecia. El alimento de los avaros se compone de dinero y de desdén. Durante los angeles noche, las principles del buen hombre habían tomado otro derrotero: de ahí su clemencia. Había urdido una trama para burlarse de los parisienses, para retorcerlos, envolverlos, amasarlos, hacerlos ir, venir, sudar, esperar, palidecer; para divertirse a su costa, él, antiguo tonelero en el fondo de su salón gris, subiendo l. a. escalera carcomida de su casa de Saumur. Se había dedicado a pensar en su sobrino. Quería salvar el honor de su hermano muerto sin que eso le costase un céntimo, ni a él ni a su sobrino. Iba a colocar sus fondos por tres años, bastaba con gestionar sus bienes, necesitaba por lo tanto un alimento para su actividad maliciosa y lo había encontrado en l. a. quiebra de su hermano. Como no tenía nada que estrujar entre sus garras, quería triturar a los parisienses en provecho de Charles, y mostrarse excelente hermano a un precio barato. El honor de los angeles familia contaba tan poco en su proyecto que su buena voluntad debe ser comparada a los angeles necesidad que tienen los jugadores de ver jugar bien una partida en los angeles que no han apostado nada. Y necesitaba a los Cruchot, pero no quería ir en su busca; había decidido hacerlos venir a su casa y empezar aquella misma noche l. a. comedia cuyo plan acababa de concebir, a fin de ser al día siguiente, sin que le costara un céntimo, objeto de l. a. admiración de su ciudad74. En ausencia de su padre, Eugenia tuvo l. a. suerte de poder ocuparse abiertamente de su amado primo, de derramar sobre él sin temor algunos tesoros de su piedad, una de las sublimes superioridades de l. a. mujer, los angeles única que ésta quiere hacer sentir, l. a. única en que perdona al hombre que los angeles deja ser better. Eugenia fue tres o cuatro veces a escuchar l. a. respiración de su primo; a saber si dormía, si despertaba; luego, cuando se levantó, los angeles nata, el café, los huevos, los angeles fruta, los platos, el vaso, todo lo que formaba parte del desayuno, fue para ella objeto de cuidado. Trepó con agilidad por l. a. vieja escalera para escuchar el ruido que hacía su primo. ¿Se vestía? ¿Seguía llorando? Se llegó hasta los angeles puerta. –¿Primo? –Sí, prima. –¿Quiere desayunar en los angeles sala o en su cuarto? –Donde usted quiera. –¿Cómo se encuentra? –Querida prima, me da vergüenza tener hambre.

Rated 4.61 of 5 – based on 3 votes