By Charles Dickens

Esta edición de Historia de dos ciudades incluye las ilustraciones originales de H. okay. Browne («Phiz»), realizadas para su publicación en entregas en 1859.

«Cuando representaba, con mis hijos, los angeles obra de Wilkie Collins Profundidades heladas, di forma por primera vez a los angeles thought principal de esta historia. Sentí un gran deseo entonces de personificarla en mí mismo; y tracé en mi imaginación, con specific interés y cuidado, el estado de ánimo que requería su exposición ante un espectador atento.» Charles Dickens en el prólogo de Historia de dos ciudades

El Londres pacífico pero grotesco del rey Jorge III y el París clamoroso y ensangrentado de l. a. Revolución Francesa son las dos ciudades sobre cuyo fondo se escribe esta inolvidable historia de intriga apasionante. Violentas escenas de masas, estallidos de hambre y venganza, espías y conspiradores, héroes fracasados y héroes a su pesar se mezclan en una trama artística y perfecta, llena de sorpresas y magistralmente elaborada por un Dickens en uno de sus mejores momentos creativos.

Show description

Read Online or Download Historia de dos ciudades PDF

Best Literary Classics books

Dubliners

A definitive variation of probably the best brief tale assortment within the English languageJames Joyce’s Dubliners is a shiny and unflinching portrait of “dear soiled Dublin” on the flip of the 20 th century. those fifteen tales, together with such unforgettable ones as “Araby,” “Grace,” and “The Dead,” delve into the guts of the town of Joyce’s beginning, taking pictures the cadences of Dubliners’ speech and portraying with a virtually brute realism their outer and internal lives.

The Log from the Sea of Cortez (Penguin Classics)

Within the years after the 1939 book of Steinbeck’s masterful The Grapes of Wrath, Steinbeck and his novel more and more turned the heart of severe controversy and censorship. looking for a respite from the nationwide level, Steinbeck and his shut good friend, biologist Ed Ricketts, launched into a month lengthy marine specimen-collecting day trip within the Gulf of California, which led to their collaboration at the Sea of Cortez.

The Pickwick Papers (Penguin Classics)

'One of my life's maximum tragedies is to have already learn Pickwick Papers - i cannot return and browse it for the 1st time' Fernando PessoaFew first novels have created as a lot well known pleasure because the Pickwick Papers - a comic book masterpiece that catapulted its twenty-four-year-old writer to fast popularity.

The Conquest of New Spain (Penguin Classics)

Shiny, strong and soaking up, it is a first-person account of 1 of the main startling army episodes in historical past: the overthrow of Montezuma's doomed Aztec Empire through the ruthless Hernan Cortes and his band of adventurers. Bernal Díaz del Castillo, himself a soldier less than Cortes, provides a fascinatingly distinctive description of the Spanish touchdown in Mexico in 1520 and their amazement on the urban, the exploitation of the natives for gold and different treasures, the expulsion and flight of the Spaniards, their regrouping and eventual catch of the Aztec capital.

Additional resources for Historia de dos ciudades

Show sample text content

Si al tocar mis cabellos recordáis los angeles cabeza querida que en vos se apoyaba cuando erais libre, llorad, padre mío; si al hablar de los cuidados que os prodigará mi amor, despierto en vuestra alma el recuerdo del hogar donde tanto se lamentó vuestra ausencia... ¡llorad... llorad! –Y lo estrechó contra su pecho y lo meció como a un niño–. Padre... querido padre mío, si al decir que he venido a buscaros para daros reposo, os hago pensar en vuestra vida, que podía ser tan útil y que se ha perdido en los angeles inacción y el dolor; si al deciros que os llevo a Inglaterra os hago pensar en los angeles Francia que tan merciless ha sido para vos, llorad... ¡llorad sin temor! He de hablaros de los angeles que ya no existe, he de deciros que me arrodillo ante mi padre para que me perdone mi vida feliz y tranquila... para que perdonéis que no haya pensado día y noche en sus tormentos y en cómo ponerlo en libertad. Llorad sobre ella, llorad sobre mí... Amigos míos, acabo de sentir sus lágrimas sagradas. –Y los angeles hija del pobre anciano sollozaba–. ¡Dios mío, bendito seáis! ¡Bendito seáis! Y el anciano, con los angeles cabeza apoyada en el corazón de su hija, se abandonaba a los dos brazos que lo rodeaban. period un espectáculo tan tierno que Defarge y el inglés se cubrieron el rostro. Cuando esta situation violenta siguió todas sus fases, y los angeles calma profunda, que en el hombre lo mismo que en l. a. naturaleza sucede a las tempestades, se apoderó del anciano, el señor Lorry y el tabernero corrieron a levantarlo del suelo, en tanto que su hija le sostenía los angeles cabeza y formaba con sus cabellos un velo que le protegía de los angeles luz. El señor Lorry, después de limpiarse varias veces los angeles nariz, se inclinó hacia los angeles joven, y ésta le dijo al oído: –Si pudiéramos hacer los preparativos, podríamos sacarle de aquí y regresar sin tardanza a Inglaterra. –¿Resistirá el viaje? –preguntó el inglés. –Peor será retenerlo en esta ciudad que le es tan odiosa. –Tenéis razón, señorita –dijo el tabernero, que se había arrodillado para oír mejor–; hay además poderosos motivos para que el general practitioner Manette salga de París lo antes posible. ¿Pido caballos de posta? –Eso entra en el dominio de los negocios y es de mi incumbencia –repuso el señor Lorry, recobrando su actitud metódica. –Tened los angeles bondad de dejarme con él –dijo los angeles señorita Manette con voz suplicante–. ¿No veis qué tranquilo está? Nada temáis. Si teméis que pueda aparecer aquí algún extraño, cerrad los angeles puerta. Cuidaré de él mientras estéis fuera, y cuando volváis lo encontraréis tan tranquilo como ahora. El señor Lorry y Defarge, menos confiados que l. a. señorita Manette, querían que uno de ellos se quedase en l. a. buhardilla, pero, como además de los caballos y del carruaje se necesitaban pasaportes, el día estaba avanzado y no podía perderse tiempo, decidieron repartirse el trabajo. Cuando salieron, los angeles joven se despatchedó al lado de su padre mientras éste dormía profundamente. l. a. sombra empezó a invadir poco a poco l. a. buhardilla, y se fue haciendo más densa hasta que cerró del todo los angeles noche. Ninguno de los dos se movió hasta que una luz penetró por las hendiduras de l. a. pared.

Rated 4.31 of 5 – based on 3 votes