By Oswald Spengler

Title note: unique identify Der Untergang des Abendlandes 1
Publish yr note: First released in 1918
------------------------

La decadencia de Occidente se editó por primera vez en España en 1923. Oswald Spengler había comenzado a escribir esta obra cuando l. a. Primera Guerra Mundial interrumpió su tarea, y claro, los angeles extendió, en varios sentidos. Ortega firma el prólogo de l. a. edición española y escribe, casi de paso hacia otra reflexión: «… l. a. guerra mundial, que no ha sido tan mundial como se dice…»; con ello se hace eco del punto de vista/palanca que el autor propone como explicación de su trabajo: Occidente no lo es todo y, además, se acaba. Y lo demuestra. Spengler maneja una ingente cantidad de información: baraja números, música, catedrales e hipótesis científicas con lo mágico, el sino y las eternas preguntas sin respuesta del hombre; sitúa su luz sobre los hechos en ángulos distintos de los acostumbrados y alumbra diferentes aspectos de las mismas cosas. Para él l. a. historia está habitada de seres/culturas que nacen, crecen, se multiplican y mueren. Un huge intento de establecer de establecer una filosofía de los angeles Historia que establezca un marco worldwide de comprensión de los hombres y las sociedades en el transcurso del tiempo.

Oswald Spengler (Blankenburg, 1880 – Múnich, 1936) se doctoró, en 1904, en los angeles Universidad de Halle con una tesis sobre Heráclito. Ejerció como profesor de secundaria hasta que los angeles pequeña herencia que le dejó su madre le permitió trasladarse a Múnich y dedicarse a los angeles investigación. Exento del servicio militar por problemas de salud, Spengler no participó directamente en los angeles Primera Guerra Mundial, pero l. a. contienda influyó decisivamente en sus reflexiones sobre l. a. política y l. a. historia. El primer volumen de los angeles decadencia de Occidente, l. a. obra que catapultó al autor a los angeles fama, apareció en 1918 y el segundo volumen, en 1922.

Show description

Read Online or Download La Decadencia de Occidente 1 PDF

Similar Philosophy books

In Praise of Doubt: How to Have Convictions Without Becoming a Fanatic

“A ebook of significant functional knowledge through authors who've profound perception into the highbrow dynamics governing modern lifestyles. ”—Dallas Willard, writer of figuring out Christ Today In In compliment of Doubt, world-renowned social scientists, Peter L. Berger (The Homeless brain, Questions of religion) and Anton C.

Enlightenment: Britain and the Creation of the Modern World

For generations the conventional concentration for these wishing to appreciate the roots of the trendy international has been France at the eve of the Revolution. Porter definitely recognizes France's significance, yet the following makes an overpowering case for consideringBritain the real domestic of modernity - a rustic pushed via an exuberance, range and tool of invention similar basically to twentieth-century the USA.

Better Never to Have Been: The Harm of Coming into Existence

Most folks think that they have been both benefited or at the least no longer harmed through being introduced into lifestyles. hence, in the event that they ever do consider whether or not they may still deliver others into existence---rather than having childrens with no even brooding about whether or not they should---they presume that they do them no damage.

Griffin on Human Rights

Human rights are some of the most arguable and extensively mentioned principles in modern politics, ethics, and legislation. In fresh a long time, the philosophy of human rights has turn into some of the most energetic components in philosophy. some of the most major members to the controversy has been James Griffin, previously White's Professor of ethical Philosophy on the college of Oxford.

Additional info for La Decadencia de Occidente 1

Show sample text content

Esta observación no ha sido tomada tan en serio como fue hecha, ni mucho menos. El que haya penetrado hasta las raíces más profundas del pensamiento vivo, sabrá que no nos es dado conocer sin contradicción los últimos fundamentos de l. a. vida. Un pensador es un hombre cuyo destino consiste en representar simbólicamente su tiempo por medio de sus intuiciones y conceptos personales. No puede elegir. Piensa como tiene que pensar, y lo verdadero para él es, en último término, lo que con él ha nacido, constituyendo l. a. imagen de su mundo. los angeles verdad no l. a. construye él, sino que l. a. descubre en sí mismo. los angeles verdad es el pensador mismo; es su esencia propia reducida a palabras, el sentido de su personalidad vaciado en una doctrina. Y l. a. verdad es inmutable para toda su vida, porque es idéntica a su vida. Lo único necesario es este simbolismo, vaso y expresión de los angeles historia humana. l. a. hard work filosófica profesional es superflua y solo sirve para alargar las listas bibliográficas. Así, pues, el núcleo de lo que he encontrado, solo puedo calificarlo de �verdadero», es decir, de verdadero para mí y, según creo, también para los espíritus directores del futuro; pero no de verdadero �en sí», esto es, independientemente de las condiciones impuestas por l. a. sangre y por los angeles historia, pues stories �verdades» no existen. Mas lo que escribí en los angeles tormentosa impetuosidad de aquellos años period, sin duda, una manifestación muy imperfecta de lo que aparecía claramente ante mis ojos; y en los años siguientes ha consistido mi hard work en ordenar los hechos y en dar a los angeles expresión verbal de mis pensamientos l. a. forma más penetrante que me ha sido posible conseguir. Nada se acaba nunca plenamente; los angeles vida misma no se acaba hasta los angeles muerte. Pero he vuelto sobre las partes más antiguas del libro y he intentado elevarlas a l. a. misma altitud de exposición intuitiva a que hoy he llegado. Y ahora me despido definitivamente de este trabajo, con sus esperanzas y sus decepciones, sus cualidades y sus defectos. El resultado ha sido feliz para mí, y también para otros, a juzgar por los efectos que comienzan lentamente a producirse en amplias esferas del saber. Por eso debo acentuar con energía los límites que me he impuesto yo mismo en este libro. No se busque todo en él. Solo contiene un aspecto de lo que tengo ante mis ojos, una visión nueva de los angeles historia y solo de ella, una filosofía del sino, los angeles primera de su clase. Es intuitivo en todas sus partes. Está escrito en un lenguaje que trata de reproducir con imágenes sensibles las cosas y las relaciones, en lugar de sustituirlas por sequence de conceptos. Se dirige solamente a aquellos lectores que saben también dar vida a los sonidos verbales y a las imágenes. Esto es difícil, ciertamente, sobre todo cuando los angeles veneración del misterio —la veneración de Goethe— nos impide trocar las intuiciones profundas por los análisis de conceptos. Se ha clamado sobre el pesimismo de mi libro. Es el clamor de los eternos rezagados, que persiguen cuantos pensamientos se brindan a los que en l. a. vanguardia buscan l. a. senda del futuro.

Rated 4.77 of 5 – based on 17 votes