By Émile Zola

Los mejores libros jamás escritos.

Novela sobre los angeles naturaleza de l. a. creación artística, sobre el amor, l. a. amistad y sobre el fascinante y complejo alumbramiento del impresionismo, La obra es uno de los títulos más valientes y perdurables de l. a. literatura del siglo XIX.

Perteneciente al ciclo de los Rougon-Macquart, La obra, l. a. novela más autobiográfica de su autor, está inspirada en los angeles relación del propio Zola con Cézanne.

El pintor Claude Lantier intenta terminar un óleo de grandes dimensiones que represente los angeles modernidad del Segundo Imperio, en los albores del movimiento impresionista. Su enfermiza obsesión se verá mezclada con el amor de Christine -la mujer que le sirve de modelo- y su difícil amistad con el novelista Sandoz.

Esta edición, que recoge los angeles reciente traducción de José Ramón Monreal, se abre con un amplio estudio de Ignacio Echevarría, uno de los editores y críticos literarios más reputados de nuestro país.

«¿Existe, en arte, otra cosa que dar lo que se lleva dentro?»

Clarín dijo...
«De todas las novelas de Zola se podrían hacer grandes cuadros, por l. a. fuerza plástica, por l. a. precisión y los angeles expresión de las líneas.»

Show description

Read or Download La obra (Penguin Clásicos) PDF

Best French Literature books

Lanzarote

Realising that his New yr is likely to be a catastrophe, as traditional, our narrator, on impulse, walks right into a commute employer to ebook every week within the sunlight. delicate to his constrained ability and dislike of Muslim international locations, the shuttle agent indicates an island filled with twenty first century hedonism, set in a weird and wonderful lunar panorama - Lanzarote.

Sodom and Gomorrah: In Search of Lost Time, Volume 4 (Penguin Classics Deluxe Edition)

Sodom and Gomorrah—now in a good translation through John Sturrock—takes up the subject matter of gay love, female and male, and dwells on how harmful sexual jealousy may be in case you endure it. Proust’s novel can also be an unforgiving research of either the decadent excessive society of Paris and the increase of a philistine bourgeoisie that's which will supplanting it.

Nana (Oxford World's Classics)

Nana opens in 1867, the 12 months of the area reasonable, whilst Paris, thronged by way of a worldly elite, used to be an ideal objective for Zola's scathing denunciation of hypocrisy and fin-de-siècle ethical corruption. during this new translation, the destiny of Nana--the Helen of Troy of the second one Empire, and daughter of the laundress in L'Assommoir--is now rendered in racy, trendy English.

The Nun (Oxford World's Classics)

Diderot's The Nun (La Religieuse) is the likely real tale of a tender woman pressured via her mom and dad to go into a convent and take holy orders. a unique mingling mysticism, insanity, sadistic cruelty and nascent sexuality, it offers a scathing perception into the results of pressured vocations and the unnatural lifetime of the convent.

Additional resources for La obra (Penguin Clásicos)

Show sample text content

Desentendiéndose de las advertencias de su maestro, Maupassant deja que las sutilezas de los análisis psicológicos ganen terreno, en sus relatos y novelas, al riguroso estudio fisiológico. Y algo semejante hace, si bien con algo más de demagogia, Paul Bourget, quien desde 1883 declara que el naturalismo está moribundo. En cuanto a sus amigos los pintores �naturalistas», a quienes en 1880 Zola considera todavía �los verdaderos obreros del siglo», dilapidan sus fuerzas en telas apresuradas y superficiales que los alejan cada vez más de conseguir esa obra maestra que ningún artista del grupo —ni siquiera Édouard Manet— ha sido capaz de producir. Entretanto, en pintura lo mismo que en literatura, prosperan los imitadores, los usurpadores, los divulgadores de �la nueva fórmula». El Salón de 1880 ofrece a Zola los angeles oportunidad de constatar cómo los cuadros pintados al usual predominan ya sobre los que aún siguen los viejos preceptos de l. a. Academia. Ahora bien, l. a. mayor parte de esos cuadros se limitan a tomar de Manet �sus destellos rubios, los angeles justeza de su tono, su procedimiento naturalista», y no lo hacen inocentemente, sino �acomodando esta pintura al gusto del público, de manera que se han ganado a las muchedumbres que entretanto continúan abucheando a Manet». Siempre ocurre igual, concluye Zola: los �hábiles» triunfan sobre los genuinos. Es el caso, en el mismo Salón de 1880 (recreado en el capítulo X de l. a. obra), de Jules Bestien-Lepage, joven y prometedor artista que ha tomado de los impresionistas �sus tonos claros, sus simplificaciones e incluso algunos de sus reflejos, pero que lo ha hecho como corresponde a un alumno del señor Cabanel, con una habilidad extrema, y fundiendo todos los acentos en una factura equilibrada, que hace las delicias del público. Es el impresionismo corregido, edulcorado, hecho a medida del gentío». Esto mismo es lo que hace, en l. a. obra, Fagerolles, antiguo miembro de l. a. �pandilla» que lideraba Claude Lantier. Artista bien dotado, cínico y astuto —«hábil»–, Fagerolles comprende muy pronto, frente a los cuadros de Lantier, �lo que haría falta para que aquella pintura conquistara a todos: tal vez algunas argucias, como atenuar alguna que otra cosa, arreglar el tema, suavizar l. a. factura» (cap. V)… Fagerolles compadece a Lantier. Éste todavía tiene esperanzas de ser comprendido. Ahora bien, �no es una estupidez creer en los angeles inteligencia del público? , se pregunta Zola por boca de este personaje. l. a. pregunta sirve para señalar el papel decisivo que tiene en los angeles obra esta sospechosa entidad, el público, que en el libro termina por asumir el papel de coro que precipita los angeles tragedia de Claude Lantier. Hay numerosos dibujos de Honoré Daumier que permiten hacerse una proposal de cómo period ese público de los Salones al que Zola dedica atención tan especial y que le inspira algunas de sus mejores páginas como crítico de arte. Ciertos pasajes de los angeles obra parecen el correlato literario de esas caricaturas de Daumier; los inspiran las mismas caras congestionadas, �todas con l. a. boca abierta y el rictus idiota del ignorante que opina sobre pintura, revelando con ello su redomada necedad, reflexiones estrafalarias, burlas estúpidas y malvadas que el ver una obra unique puede provocar en los angeles imbecilidad burguesa» (cap.

Rated 5.00 of 5 – based on 38 votes