By Jorge Luis Borges

H. Bustos Domecq es un seudónimo conjunto utilizado por Borges y Bioy Casares. Entre las obras conjuntas se destacan: "Crónicas" (1967); "Seis problemas para Don Isidro Parodi" (1942), con ilustraciones de Fernández Chelo. l. a. primera edición de esta obra fue publicada en 1977 por Editorial l. a. Ciudad.

Show description

Read Online or Download Nuevos Cuentos de Bustos Domecq PDF

Similar Short Stories books

Means of Escape: Stories

A set of Penelope Fitzgerald's brief tales. Penelope Fitzgerald used to be some of the most highly-regarded writers at the English literary scene. except Iris Murdoch, no different author has been shortlisted such a lot of instances for the Booker. Her final novel, 'The Blue Flower', was once the e-book of its 12 months, garnering remarkable acclaim in Britain, the USA and Europe.

The Safety of Objects: Stories

The step forward tale assortment that demonstrated A. M. houses as probably the most bold writers of her generationOriginally released in 1990 to large serious acclaim, this remarkable first number of tales by way of A. M. houses confronts the genuine and the surreal on even phrases to create a tense and occasionally hilarious imaginative and prescient of the yankee dream.

The Facts Behind the Helsinki Roccamatios

Listed below are 4 unforgettable tales through the writer of lifetime of Pi. Written prior in Martel's occupation, those stories reveal that startling mixture of dazzle and intensity that experience made Yann Martel a world phenomenon. artistic in shape and undying in content material, each one tale is relocating and thought-provoking.

The Joy of Funerals: A Novel in Stories

A tender widow who lusts, a daughter who aches, a shopaholic who hungers. .. the enjoyment of Funerals is a riveting assortment that explores the lives of 9 younger women, each one prepared to take drastic measures to fill the voids created via longing and loneliness. the 1st 8 face dying otherwise, whereas the 9th lady Nina ties all of them jointly via attending funerals in her seek to connect to others.

Extra resources for Nuevos Cuentos de Bustos Domecq

Show sample text content

Estoy departiendo, entonces, con un ladrón? —le pregunté. »—Sí, con un ladrón —respondió esa pobre cosa. »Yo me lo quedé mirando y le dije: »—Pedazo de imprudente, no te das cuenta que eso me robustece. Mi soberanía ahora es incuestionable. Por un lado te domino con el desfalco a los angeles empresa; por el otro, con las picardías de l. a. señora. »Lo último se lo espeté desde el suelo, porque ese débil de espíritu me estaba propinando una soba que bueno, bueno. Claro está que al ratito, con el mareo de los angeles biaba, l. a. arquitectura de los angeles frase me salió deficiente y el pobre púgil, a duras penas, consiguió entender: »—Pasado mañana… diecinueve y cincuenta y cinco… coronando l. a. Plaza de Cañuelas… última tolerancia… dos mil quinientos de los angeles nación distribuidos en sobre único… no me pegués tan fuerte… yo portaré pilot y clavel… a un amigo de tu viejo no le pegués tan fuerte… ya me sacaste los angeles chocolata, date un respiro… sabés que soy inexorable… l. a. función no se suspenderá por mal tiempo… andá con Borsalino tirando a verde… »Lo último se lo espeté desde los angeles vereda, porque hasta allí me acompañó a puntapieses. »Recobré l. a. vertical como pude, y aquí me caigo, aquí me levanto, gané l. a. cucha, donde gocé de un sueño bien merecido. Me dormí con los angeles cantinela: dos noches y dos días y soy dueño de dos mil quinientos curso felony. »La tarde de l. a. cita llegó por fin. A mí me barrenaba el sobresalto de que el paganini viajara en el mismo tren. Si los angeles carambola se daba ¿qué hacer? ¿Caer en brazos uno del otro, retrasar el saludo hasta coronar los angeles Plaza de Cañuelas, volver en diferente convoy o en el mismo convoy en diferente coche? Tanta incógnita interesante me daba fiebre. »Respiré al no ver en el andén a Cárdenas, de Borsalino y con sobre. Qué iba a verlo a ese casual que no vino. Mismo que en Adrogué estuve de plantón en Cañuelas; en todos esos pueblos del sur no hace más que llover. Juré cumplir con el dictado de mi conciencia. »Farfarello, al día siguiente, me recibió con l. a. sonrisita glacial. Yo malicié que tenía miedo que lo viniera a amolar con mi cinejoya. Le give upé l. a. espina al respecto. »—Señor —le dije—, me presento en carácter de caballero para depositar una delación. Usted computará lo que vale; en el peor de los casos medio me consolará l. a. seguridad de haber cumplido con mi deber. Me inspira, le soy franco, el prurito de ganar los angeles amistad de los angeles S. O. P. A. »El señor Farfarello me contestó: »—Laconismo se llama los angeles manera de ganar esa amistad. Para mí que le pegaron esa paliza para que se callara l. a. boca, que más tiene de umbligo. »El tono de confianza me hizo explayarme. »—Usted, señor, alberga una serpiente en su seno. Ese ofidio es el empleado Julio Cárdenas, conocido en el hampa por Telescopio. No le basta faltar a l. a. ethical en este severo recinto: con fines inconfesables les ha robado dos mil quinientos pesos. »—La acusación es grave —me aseguró, con facha de perro—. Cárdenas ha sido, hasta ahora, un empleado correcto. Voy a buscarlo, para proceder al careo. »Desde l. a. puerta, agregó: »—Usted tomó los angeles precaución de venir ya golpeado, pero algún punto de los angeles trompa le queda para que se l. a. pongan como tomate.

Rated 4.72 of 5 – based on 41 votes