Persuasión, publicada póstumamente en 1818, presenta un cuadro de familia sumamente austeniano: un viudo pomposo que sólo lee el baronetario, una hija soltera llena de pretensiones, una hija casada hipocondríaca y caprichosa, una multitud ruidosa de parientes y vecinos que aparecen por todas partes… y, al fondo, en el último rincón, una heroína brilliant, paciente y menospreciada. Pero Persuasión es l. a. última novela de Jane Austen y su heroína no es ya una muchacha en trance de aprendizaje sino una mujer en su madurez. Una mujer que «había dejado atrás los angeles edad de ruborizarse; pero no, desde luego, l. a. de las emociones»; y que ahora, ocho años después de haber rechazado, persuadida por un mal consejo, al hombre que amaba, ve como éste reaparece en su vida, rico, honorable, pero aún despechado. Una mujer que, quizá por primera vez en los angeles historia de l. a. novela, debe luchar para que el amor le conceda una segunda oportunidad.

Esta edición ofrece además, al lector curioso, el jugoso e inédito fragmento de los angeles novela que Jane Austen dejó inacabada al morir, Sanditon.

Show description

Read Online or Download Persuasión. Sanditon PDF

Similar Literary Classics books

Dubliners

A definitive version of possibly the best brief tale assortment within the English languageJames Joyce’s Dubliners is a vibrant and unflinching portrait of “dear soiled Dublin” on the flip of the 20 th century. those fifteen tales, together with such unforgettable ones as “Araby,” “Grace,” and “The Dead,” delve into the center of town of Joyce’s delivery, shooting the cadences of Dubliners’ speech and portraying with a virtually brute realism their outer and internal lives.

The Log from the Sea of Cortez (Penguin Classics)

Within the years after the 1939 ebook of Steinbeck’s masterful The Grapes of Wrath, Steinbeck and his novel more and more grew to become the heart of severe controversy and censorship. looking for a respite from the nationwide degree, Steinbeck and his shut good friend, biologist Ed Ricketts, launched into a month lengthy marine specimen-collecting excursion within the Gulf of California, which ended in their collaboration at the Sea of Cortez.

The Pickwick Papers (Penguin Classics)

'One of my life's maximum tragedies is to have already learn Pickwick Papers - i will not return and skim it for the 1st time' Fernando PessoaFew first novels have created as a lot well known pleasure because the Pickwick Papers - a comic book masterpiece that catapulted its twenty-four-year-old writer to speedy status.

The Conquest of New Spain (Penguin Classics)

Shiny, robust and soaking up, this can be a first-person account of 1 of the main startling army episodes in heritage: the overthrow of Montezuma's doomed Aztec Empire by means of the ruthless Hernan Cortes and his band of adventurers. Bernal Díaz del Castillo, himself a soldier below Cortes, offers a fascinatingly targeted description of the Spanish touchdown in Mexico in 1520 and their amazement on the urban, the exploitation of the natives for gold and different treasures, the expulsion and flight of the Spaniards, their regrouping and eventual catch of the Aztec capital.

Extra info for Persuasión. Sanditon

Show sample text content

No estaría yo más conforme por eso, quizá. Un número así de mujeres y niños no tienen ningún derecho a ir cómodos a bordo. –Mi querido Frederick, estás hablando por hablar. Dime una cosa: ¿qué sería de nosotras, pobres esposas de marinos que tan a menudo necesitamos que nos lleven de un puerto a otro, en pos de nuestros maridos, si todo el mundo opinara como tú? –Ya ves que mi opinión no me ha impedido llevar a los angeles señora Harville con toda su familia a Plymouth. –Pero no me gusta oírte hablar así, como un petimetre, como si fuéramos todas damas refinadas en vez de seres racionales. Ninguna de nosotras espera navegar siempre por aguas tranquilas. –¡Ah, querida! –dijo el almirante–, ya verás cómo canta con otro tono cuando tenga esposa. Cuando esté casado, si tenemos los angeles suerte de vivir otra guerra, le veremos hacer lo que tú y yo, y muchísimos otros, hemos hecho. Le veremos agradecidísimo a cualquiera que le lleve los angeles esposa. –¡Desde luego que sí! –Bueno, me callo –exclamó el capitán Wentworth–; cuando los casados empiezan a atacarme con: «¡Ah, ya verá usted cómo piensa de otra manera cuando se case! », sólo puedo decir: «No, no lo haré»; y ellos repiten: «Sí, sí lo hará», y ahí termina todo. Se levantó y se fue. –¡Cuánto debe de haber viajado usted! –dijo l. a. señora Musgrove a los angeles señora Croft. –Bastante, en los quince años de matrimonio; aunque hay muchas mujeres que lo han hecho más que yo. He cruzado el Atlántico cuatro veces, y he ido y vuelto una vez a las Indias Orientales; y he estado una vez, además de en distintos lugares del continente, en Cork, en Lisboa y en Gibraltar. Pero nunca he pasado del Estrecho... y nunca he estado en las Indias Occidentales. Nosotros nunca llamamos Bermudas o Bahamas a las Indias Occidentales. los angeles señora Musgrove no puso el menor reparo a esto: no podía acusarse de haberlas llamado nada en toda su vida. –Y le aseguro, señora –prosiguió l. a. señora Croft–, que nada puede superar a los alojamientos de un buque de guerra; hablo, claro está, de los de más alto grado. Cuando sube usted a una fragata, como es average, se encuentra más restringida... aunque cualquier mujer razonable puede sentirse totalmente a gusto; y puedo decir sin temor a equivocarme que l. a. etapa más feliz de mi vida ha sido los angeles que pasé a bordo de un barco. Mientras estuviéramos juntos, no había nada que temer. Gracias a Dios, siempre he tenido l. a. suerte de gozar de excelente salud y ningún clima me sienta mal. Siempre me siento un poco mal durante las primeras veinticuatro horas de viaje, pero después no sé lo que es un mareo. l. a. única vez que sufrí corporal y espiritualmente de verdad, l. a. única vez que me encontré deadly, y pensé en el peligro, fue el invierno que pasé sola en Deal, cuando el almirante (entonces capitán Croft) estaba en el Mar del Norte. Vivía con un miedo constante en aquel entonces, y el no tener nada que hacer más que esperar noticias de él, me hacía imaginar que tenía toda clase de men; pero en cuanto estábamos juntos se me iba todo, y me desaparecían todas las dolencias.

Rated 4.93 of 5 – based on 36 votes